10 mandamientos del descanso para potenciar la creatividad

¿Sabías que un uso deliberado del descanso puede mejorar nuestro pensamiento creativo? Te explicamos cómo en el blog de Canal Cero Street.

¿Qué es el pensamiento creativo?

En una sociedad en la que la tecnología está totalmente integrada en nuestras vidas y en la que existe una competición que crece continuamente, el pensamiento creativo se ha convertido en uno de los elementos esenciales para sobrevivir en el mercado. Actualmente, podemos considerar la creatividad como un soft skill, una habilidad blanda, imprescindible y necesaria.

El pensamiento creativo va más allá de tener una forma de expresión artística, nos permite resolver problemas, conectar ideas, encontrar oportunidades y crear una visión empresarial a futuro innovadora. Aunque parezca mentira, se puede enseñar a la gente a pensar creativamente y una de las metodologías que más influye es el uso deliberado del descanso.

Estos son los 10 mandamientos del descanso que recoge el estudio de E. Paul Torrance:

    1. El legado del descanso: 
      Es importante revisar y reflexionar sobre cuál es el legado que te ha entregado tu familia o entorno más cercano en relación al trabajo y el descanso. Valora cuál ha sido tu ritmo de vida, laboral y personal, hasta el momento y cómo ha influenciado en tu bienestar.
    2. Mucho más que una necesidad física: 
      El descanso es mucho más que una necesidad física. Es igual de importante que la vida laboral y no deberíamos tratarlos como polos opuestos, sino complementarios. En la antigüedad, la gran mayoría de las sociedades reconocían que debían combinarse de manera equilibrada para lograr una buena calidad de vida. A partir de la revolución industrial, se empezó a dividir y compartimentar el horario laboral y personal pero, incluso hoy en día después de la pandemia y el teletrabajo, vuelve a estar borrosa.
    3. En reposo también eres productivo:
      En los años 90 se empezó a investigar con profundidad la RND, Red Neuronal por Defecto, un conjunto de regiones del cerebro que se activan cuando este se encuentra en reposo. Varios científicos se dieron cuenta de que el cerebro en reposo no está inactivo. Según Santiago Ramón y Cajal, «cuando descansamos y dejamos que la mente se explaye, nuestras capacidades intelectuales están casi tan activas como cuando nos concentramos a fondo en un problema».
    4. Reformula tu idea de descanso: 
      Hay que plantearse cuál es la definición sana y adecuada del descanso para vivir una vida gratificante, con menos estrés y más satisfacción.
    5. Confía en tu propia visión del descanso: 
      No hay verdadera transformación si no hay predisposición y aceptación de que debemos salir de nuestra zona de confort, sentir que estamos nadando a contracorriente y que no encajamos con lo que la sociedad dice que debemos ser y hacer. Decidir descansar es mucho más difícil y valiente que antes, por eso debemos confiar en nuestra propia visión del descanso.
    6. Crea tus propias rutinas:
      Podemos ser más creativos en los puntos bajos de nuestros ciclos circadianos, ciclos naturales de veinticuatro horas que rigen nuestros niveles de energía, las hormonas y otras funciones cerebrales, ya que nos distraemos con menos facilidades. Es importante adaptar al máximo la rutina al estilo de vida que desees.
    7. Añade pausas liberadas en tu día a día:
      Tener el hábito de cultivar la práctica de las pausas deliberadas con atención plena estimula la creatividad. Pasear por la naturaleza, realizar ejercicio físico, pintar, tocar un instrumento…
    8. ¡Divaga!:
      El descanso consciente da espacio a nuestra mente subconsciente para que siga trabajando mientras nos libramos de las tensiones y preocupaciones diarias y da paso a la divagación mental. Suele producirse cuando estás realizando una tarea de forma automática.
    9. Evita infiltrados durante los descansos: 
      Cuando empieces a incorporar más momentos de descanso en tu día a día revisa qué tecnologías se infiltran. El más habitual es el uso del móvil, así que aléjate de la tecnología para poder descansar en condiciones.
    10. Dale más vida a tu tiempo: 
      No se trata de luchar contra el tiempo. Los momentos de descanso nos permiten desconectar de las presiones, divagar, conectar con uno mismo y dar permiso al subconsciente para que trabaje por sí solo. De esta manera, invitaremos a la creatividad a estar cada día más presente.