¿Qué es el lettering?

Si eres una persona creativa sabrás que, en muchas ocasiones, cada diseño que trabajemos necesita de una tipografía concreta, con un estilo determinado que refuerza el mensaje que queremos transmitir. Cuando no encontramos la tipografía deseada, una buena opción es recurrir a la caligrafía o el lettering para obtener lo que buscamos. Pero, ¿en qué consiste? Te lo explicamos en el blog de Canal Cero Street.

¿Qué es el Lettering?

El lettering es el arte de dibujar las letras. Hablamos de dibujar no de escribir, cuando escribimos lo hacemos de forma mecánica y cuando dibujamos lo hacemos haciendo un boceto, pensando el resultado y el estilo que le queremos dar. Como cita Iván Castro en su libro el ABC del Lettering: «Cuando hacemos Lettering o rotulación, nos acercamos más al acto de dibujar que al de escribir. Construimos símbolos alfabéticos con una herramienta de dibujo, usando tantos trazos como sean necesarios para conseguir la forma exacta que buscamos. Podemos abocetar, borrar, corregir, añadir y volver a dibujar para conseguir esa letra perfecta».

En la actualidad, gracias a la creatividad y a la publicidad, el lettering se ha convertido en toda una disciplina.

Diferencias entre el lettering, caligrafía y tipografía

Mucha gente suele confundir la caligrafía o incluso la tipografía con el lettering. Estos tres conceptos derivan de la escritura pero no hablamos de lo mismo.

Podemos definir la caligrafía como el arte de escribir las letras, hablamos del conjunto de técnicas que caracterizan la escritura de un individuo. Esta técnica se relaciona más con la forma de escribir y el resultado final suele realizarse en uno o muy pocos trazos. Requiere de trazos precisos, buen pulso y muchas horas de práctica hasta poder dominarla.

La tipografía, sin embargo, se puede definir como el arte de diseñar las letras. Se trata de un conjunto de caracteres alfanuméricos (letras, números, signos, etc.) que cuentan con una serie de características en común. Todos sus caracteres se han diseñado siguiendo unas mismas pautas de estilo, para posteriormente ser incluidos de forma digital en un archivo TrueType u OpenType y añadirlos a nuestro catálogo tipográfico. Esto nos permite usarlas desde los ordenadores.

El lettering, es el arte de dibujar las letras. Al ser dibujado cuenta con más valor artístico, donde la armonía y la composición toman mucho protagonismo.

Tipos de Lettering

El Brush Lettering es el tipo lettering más parecido al caligráfico. Esta técnica consigue trazos bastante curvos y largos y se realiza con pinceles: acuarelas o cualquier otro tipo de tinta.

En esta técnica existen 2 tipos de trazos: ascendentes y descendentes. Los trazos ascendentes se deben realizar sin apoyar el pincel para conseguir un trazo muy fino; sin embargo, los trazos descendentes se realizan apoyando firmemente la herramienta para conseguir un trazo más grueso.

El Chalk Lettering es el tipo de rotulación dibujado con tiza sobre pizarra. Este tipo de lettering se puede practicar con un bloc de cartulina negra, sustituyendo la tiza por pastel o un rotulador de tinta blanca o metálica.

El Hand Lettering suele agrupar todos los dibujos de lettering que no tengan nada que ver con los tipos que ya hemos mencionado. En esta técnica se pueden mezclar diferentes estilos y tipos de letra. Se usan mayúsculas rectas y robustas junto a letras con formas más curvas.

Consejos para iniciarse en el Lettering

  1. Vigila la postura: la forma en la que sujetamos el pincel es clave para que los trazos luzcan. En el Brush Lettering tienes que sujetar el pincel un poco más arriba de lo que sujetamos normalmente al escribir. El pincel tiene que estar a una inclinación de 45º sobre el papel y agarrado por los dedos pulgar e índice y apoyado en el dedo corazón.
  2. Familiarízate con las herramientas: es importante que te sientas cómodo con las herramientas, por ello para iniciarte en esta técnica es recomendable que empieces probando con las herramientas que utilizas habitualmente (lápiz o bolígrafos).
  3. Practica con la presión del trazo: practiques con una herramienta u otra, es importante practicar la presión que ejercemos al escribir. Si presionamos fuerte la línea quedará gruesa y si presionamos suave, la línea será más fina.
  4. Ayúdate de líneas de lápiz: para conseguir letras regulares siempre podemos ayudarnos de líneas de lápiz o de papel pautado. Traza 4-5 líneas, entre las dos del centro irá el cuerpo de la letra. Dependiendo de la proporción y la distancia de las líneas el aspecto de las letras puede ser muy diferente.
  5. Realiza un primer borrador en sucio: antes de realizar cualquier trabajo siempre es bueno realizar un boceto previo. Escoge las características que quieres que tenga tu composición final y vete dándole forma.
  6. Escribe los trazos primero a lápiz: trabaja tu composición primero a lápiz. Esto te permitirá corregir errores y trabajar la forma final. Una vez obtenido el resultado que quieres, remárcalo con un rotulador.
  7. Copia frases que te gusten: practicar siempre te ayudará a mejorar. Coge ejemplos de internet, imágenes de lettering que te gusten y copia las composiciones con el objetivo de ir mejorando tu técnica poco a poco.

Como todo en la vida, todo es empezar. Hazte con las herramientas básicas para iniciarte en el mundo del lettering y vete practicando hasta crear tus propias composiciones.

#tucanaldeimpresión